Rate this post

Este proyecto de mejora de la empleabilidad está encaminado a la reincorporación al mercado laboral de perfiles profesionales sénior que se encuentran actualmente en situación de desempleo y ha contribuido a que un 68% de los participantes de la primera convocatoria haya conseguido trabajo.

Las Palmas de Gran Canaria, 22 de septiembre de 2020.- Esta mañana ha comenzado la II edición del Programa Emplea +35 con una presentación en formato online en donde han intervenido la Directora de la Fundación MAPFRE Guanarteme, Esther Martel, el Director Gerente de la Fundación Universitaria de Las Palmas, Eduardo Manrique de Lara, junto a técnicos de ambas instituciones además de Carmen Sánchez Gombau, consultora y formadora en gestión de personas y desarrollo directivo.

Durante su intervención, Esther Martel afirmó que han decidido repetir convocatoria en base a los buenos resultados obtenidos tras la primera edición, donde según señaló, “el 68% de los participantes ha encontrado empleo, además del alto grado de satisfacción que se sitúa en un 100% en cuanto a su percepción de haber mejorado su conocimiento sobre el mercado laboral, mientras que un 92% lo consideró de utilidad para su desarrollo personal. A nivel general le otorgan un 8,92 sobre 10 al programa. Estamos convencidos de que la iniciativa ha resultado fundamental para su desarrollo no sólo profesional sino también personal”.

En este sentido se expresó también Eduardo Manrique de Lara, quien destacó que “a pesar de la falta de presencialidad en esta segunda edición, hemos adaptado el programa al entorno virtual pero sin dejar de lado la creación de un networking que es uno de los factores clave del +35”. Esta vez se incorporan novedades como por ejemplo la inclusión de los integrantes de la primera edición para aportar su experiencia desde sus propios testimonios, actuando como apoyo en espacios de orientación para que los nuevos participantes “saquen a la luz su potencial y puedan encontrar trabajo”.

El objetivo de este programa es impulsar entre los 25 profesionales sénior, de edades comprendidas entre los 35 y 50 años, el desarrollo de sus competencias para el empleo, así como sus niveles de empoderamiento, motivación y autoconfianza, necesarios para afrontar con éxito el proceso de reinserción laboral mediante un Plan Estratégico Profesional individualizado.

Con este propósito se trabaja para dotarles de nuevas habilidades y herramientas que les permitan identificar y mejorar sus capacidades y conocimientos, y cómo ponerlos en valor a través de la tecnología, adaptándose a las demandas de las organizaciones actuales. Tres fases concretan este proceso: conocimiento, planificación y plan de acción para alcanzar los objetivos individuales en función de sus preferencias y necesidades.

En esta línea se manifestaron tres de los integrantes del grupo de la pasada edición, Ana Arencibia, Francisco Javier Vega y José Javier Armas, quienes destacaron que cuando ya tienes una experiencia profesional y una vida laboral y te quedas sin trabajo, debes superar la decepción, el estar desorientado y desanimado. “El programa +35 es una guía que nos ayuda a reubicarnos y afrontar una nueva situación, para que puedas reconocer cuál es tu valor único, lo que te diferencia, para abrirte a nuevas oportunidades”, remarcaba uno de ellos.

El plan de desarrollo profesional incluye la mejora de competencias digitales y transversales, tutorías, sesiones de coaching, emprendimiento e innovación, además de actividades de networking con empresas canarias, uno de los puntos fuertes del programa al ampliar la red de contactos de los participantes.

Por su parte, la especialista en gestión del capital humano, Carmen Sánchez Gombau, ha dado las claves de la evolución del mercado de trabajo en la charla denominada “Retos para los/las profesionales en la nueva realidad”. Entre sus reflexiones destacó que “el mayor enemigo que tenemos en estos momentos es no ser conscientes de que, más allá del virus, no nos queremos creer lo que está ocurriendo. Pensamos que cuando llegue la vacuna volveremos a un escenario igual que el de antes de la pandemia. Pero esta realidad es lo menos probable, por lo que tenemos que construir nuestro futuro adaptados y enfocados a lo que vendrá”. Asimismo, y a pesar de que no hay respuestas correctas ante la incertidumbre de esta época, la clave está en “no amargarse por algo que no podemos modificar. El estrés, la ansiedad… debemos superarlo para ser proactivos donde el trabajador resiliente será el que salga adelante.” Tal y como opina la experta, “tenemos que estar preparados para decirle adiós al empleo para toda la vida. Las empresas buscarán a profesionales cualificados con tipos de contrato por proyectos y con vocación temporal. Por eso el reto es que nosotros mismos controlemos de forma activa nuestra carrera laboral y asumir la responsabilidad de nuestro desarrollo profesional. Tenemos que encontrar cuál es el valor que yo aporto, porque lo importante no es lo que sé, sino lo que hago con lo que sé”.

Para más información:
prensa@fulp.es
630 914 840